Andy Cruz Gómez: “La otra cara del campeón”

POR LISANDRA MEDINA FERNANDEZ, ESTUDIANTE DE PERIODISMO

ANDY.jpg

Al llegar a su casa quedé impresionada. Había pasado en varias ocasiones por allí, pero nunca me detuve a mirar el interior. Lo primero que noté fue una pegatina de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018 y una foto del campeón ubicadas a un lado de la puerta de entrada.

Al entrar a la sala te sorprende la incertidumbre de hacia dónde mirar, todo capta tu atención. Los guantes de boxeo, las medallas, los diplomas. De pronto ves dos cuadros, esos que sobresalen en la pared, uno es de Jesús y el otro de Fidel. Más abajo, entre algunas mascotas de los juegos en los que ha participado, está el trofeo de Mejor Atleta Masculino Deporte Individual 2018.

Parece una exposición de arte, o mejor dicho de orgullo materno, pues es su madre quien me explica emocionada cuándo, dónde y por qué le dieron cada reconocimiento a su campeón. Me dice además que esos no son los únicos, tiene muchos guardados y dos en casa del carpintero para hacerles un cuadro, pero ya no tiene donde guardarlos.

Su rostro dice lo que ella omite, y es que no hay que ser adivino para percibir la conexión mágica que existe entre madre e hijo, a tal punto que el medallista de oro de los Panamericanos de Toronto 2015 afirma que más del 90% de sus resultados se los debe a su madre, Vivian Gómez Ramírez.

Me siento muy orgullosa de mi mamá. Al principio le daba un poco de miedo ver las peleas hasta que poquito a poquito se fue acostumbrando, ahora le gusta y hasta parece una entrenadora, la mejor de las entrenadoras. Sorprende como ha aprendido y como sigue el deporte.”

El también medallista de oro del Campeonato Mundial de Boxeo de Hamburgo cuenta que la relación con su padre, Pedro Cruz Bolaño, también es muy buena.

Fue precisamente con su padre con quien Andy compartía la afición por el boxeo cuando era niño. Se sentaban durante horas a mirar las peleas de boxeo, fue así que nació la pasión por el ring y los guantes. Mario Kindelán fue su inspiración desde aquellos tiempos, pues quedó impresionado con su forma de boxear.

Su madre me cuenta, además, que Andy practicó boxeo en secreto porque ella no lo dejaba. Su hijo se lo contó cuando lo seleccionaron para asistir a un torneo provincial en la ciudad de Matanzas, dos meses después y ella no tuvo más remedio que permitírselo. “Ahora mira lo lejos que llego, y yo pensaba que era una tontería”

Así comenzó la carrera deportiva de quien es considerado hoy el mejor boxeador cubano, a pesar de que todavía no ha arribado a la cumbre de su carrera.

Mis resultados se los debo al apoyo de mi madre, de mi familia, del pueblo de Alacranes y todos los que de una manera u otra me han ayudado.” afirma el ligero welter.

En varias ocasiones han dicho en los medios que eres matancero o unionense y tú has aclarado que eres de Alacranes. ¿Por qué es tan necesario que la gente conozca tu verdadero lugar de origen?

– “Porque ese pueblito ha sido incondicional conmigo y hay diferencias que los que no son de un pueblo pequeño no ven, pero Unión de Reyes y Alacranes no son lo mismo. La gente de Alacranes no se pierde uno de mis combates, aunque haya ciclón. Me han contado que cuando estoy peleando el pueblo entero se paraliza para verme.”

Además, están al tanto de todos mis movimientos, de las medallas que alcanzo, de si necesito algo. Ellos me conocen y me siguen desde pequeño y saben que no ha sido fácil llegar a donde he llegado”.

Andy comenta que es un fiel amante del deporte en general. Sus preferidos, desde luego, son los deportes de combate; aunque también es un gran aficionado del fútbol, el cual practica con los muchachos del barrio cuando tiene tiempo.

Detrás del rudo boxeador se esconde una personalidad sencilla, un joven simpático. Lo hemos visto bailar en pleno ring de boxeo, o cantar cuando ha tenido la oportunidad. De hecho, él asegura que tiene algo de artista. “Bailar y cantar me hacen sentir bien, me sale con naturalidad y me apasiona. Pienso que de no ser deportista me hubiese decidido por alguna de estas profesiones”.

¿Cuál es el mayor reto que has tenido que enfrentar en tu carrera deportiva?

– “Todos los retos en el deporte son difíciles y yo he debido afrontar más de uno. El que más me afectó fue no participar en las Olimpiadas de Río al cambiar de división porque me costaba mucho trabajo mantenerme en el peso y perjudicaba mi salud. Fue frustrante, pues de haber participado quizás hubiese obtenido medalla.”

Otro golpe fuerte en mi vida fue cuando murió mi abuelita, justo antes del Torneo Mundial de Hamburgo (dice el atleta con la tristeza impregnada en su voz). El dolor por la pérdida se unió con la tensión del combate y estuve muy mal durante unos días, pero gracias al apoyo de mis compañeros, mi familia y el psicólogo logré concentrarme y alcanzar el título mundial”.

¿A qué boxeador te gustaría enfrentar?

– Hay boxeadores muy buenos con los que desearía probarme, pero son profesionales. Uno de ellos es el ucraniano Vasyl Lomachenko, que está en muy buena forma. También Julio César la Cruz, un excelente boxeador y un gran reto porque pelear con él requiere de un alto nivel de paciencia y concentración por el tipo de boxeo que este practica”.

El pasado año, como resultado de su desempeño, el boxeador matancero fue elegido mejor atleta masculino del país. Al respecto de tan importante reconocimiento expresó: “Aunque pase todo el tiempo del mundo no me acostumbro a que lo digan <<Andy Cruz, mejor deportista del año>> todavía me sorprendo.”

Nunca imaginé alcanzar tal reconocimiento, lo deseaba, pero creí que era bastante difícil, como muy lejano. Ahora me queda mantenerme, trabajar para ser mejor cada día, representar a Cuba y obtener más medallas para el pueblo que me sigue y para mí, desde luego”.

La pasión por el boxeo de este joven carismático es tan grande que al preguntarle cuál es su mayor sueño responde decidido que le encantaría no dejar de practicar boxeo nunca. Que no existieran límites de edad para hacerlo sería ideal, pues él desea no separarse jamás de lo que considera su forma de vivir.

Aun así, y de regreso a la realidad le hace mucha ilusión al finalizar su carrera poder enseñar todo lo que ha aprendido de sus entrenadores a otros que como él tengan el sueño de ser grandes atletas. Su propósito es transmitir sus experiencias buenas y malas a otras generaciones y tratar de guiar a sus alumnos por el buen camino, para que sigan sus pasos e incluso sean mejores que él.

Eres muy joven todavía, pero has demostrado madurez, y en el ámbito deportivo ya tienes experiencia. ¿Qué le aconsejas a aquellos niños cubanos que sueñan con ser  boxeadores?

– No solo en el boxeo. Si les gusta algún deporte que se tracen su meta, porque para que un atleta llegue a tener buenos resultados primeramente debe tener claros sus objetivos; y que den el máximo, y se aferren a sus sueños. En el deporte cuando pones de tu parte con mucha disciplina y mucho deseo el resultado viene solo”.

Lleno de emoción el deportista comenta acerca del lugar que ha ganado en el deporte cubano:

A veces me siento raro veo fotos de cuando era niño y veo las más recientes en las que me ponen la medalla de oro en la Serie Mundial de Boxeo o doy un buen knockout y me parece mentira. No podía imaginar que llegaría tan lejos.”

Desde muy pequeño tenía varios sueños, pero todos los creía imposibles de realizar, gracias a Dios hoy estoy a pasos de alcanzarlos. Es increíble cómo te puede cambiar la vida de un día al otro si te esfuerzas lo suficiente”

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s