Estudian restos encontrados en Playa Girón

POR HUGO GARCÍA

RESTOS Playa Giron.jpg

Matanzas.— Llovía con intensidad. La escena podía contaminarse. Muchas personas ya comentaban el hecho extraordinario del descubrimiento de un esqueleto en el Hotel Playa Girón, presumiblemente de un miliciano que participó en la gesta de 1961.

Sobre las cuatro de la tarde del miércoles 28 de agosto, en la zona uno, cerca de la habitación siete, trabajadores de la cooperativa Triple C que remozaban el sitio se asombraron al apreciar unos pequeños restos óseos. Se dio parte a la Policía Nacional Revolucionaria y se activó el equipo de antropología forense.

«Los constructores abrían una zanja en suelo arenoso y luego nosotros procedimos a rescatar las piezas óseas y los indicios criminalísticos», narra a este diario Joel Monzón González, jefe del equipo de trabajo de Antropología Forense del Servicio de Medicina Legal Provincial de Matanzas.

El experto, con más de doce años vinculado a esta especialidad, precisó que, a una profundidad aproximada de 55 centímetros, se logró rescatar casi el 75 por ciento del esqueleto, cuya data de la muerte es de más de 50 años, lo que se pudo determinar por el nivel de fragmentación y mineralización de los huesos, además del contexto tafonómico, ciencia forense que permite la interpretación del lugar del hallazgo como los análisis del suelo, el agua, la fauna, todos los elementos que actuaron sobre la descomposición del cadáver.

Monzón explica a JR que a nivel de laboratorio se trabaja para lograr una identidad relativa, que es como se realiza este tipo de caso:

«El protocolo a seguir es determinar la identidad relativa, que se concibe a partir de los estudios de la tetralogía identificativa, la cual tiene que ver con la determinación del sexo, la afinidad ancestral que es la raza, la estatura y la edad. Estos elementos se sacan por los estudios métricos del hueso y se logra obtener también observando las características diferenciales de todo el esqueleto».

Los análisis preliminares determinaron que es masculino y un joven de menos de 21 años de edad.

«A nivel de laboratorio vamos a realizar los estudios opcionales histológicos de tejido óseo, con técnicas de microscopía para algunas determinaciones. Posteriormente trataremos de buscar información para saber si existen dentigramas de algún posible sospechoso de identidad para hacer cotejos dentales, y pretendemos practicar la técnica de análisis de ADN», añadió el especialista.

Se rescataron 23 piezas dentales que se encuentran en buen estado de conservación, con las cuales se podrá reparar todo el aparato bucal para cotejarlo en el caso de que apareciera la ficha dental.

«Hay fragmentos óseos que presentan marcadores de municiones, es decir, de metralla, no obstante tenemos que profundizar a nivel de laboratorio en los estudios sobre este particular», pondera Monzón.

De los elementos criminalísticos se encontró un botón, un fragmento textil de color blanco, un pedazo de cuero muy deteriorado, y una hebilla bien conservada, al parecer vinculada al ajuar militar. Con el detector de metales se identificaron varios ojales de los cordones de las botas, además de monedas y chapas de botellas.

Apareció un porta documentos bien preservado con el texto «Milicias Revolucionarias» y dentro una tarjeta de armamento, así como una capa con cierto deterioro.

«En aquella época los mercenarios traían chapillas de identificación colocadas al cuello, pero nuestros combatientes no las llevaban. Eso dificulta la identificación», manifiesta Monzón, quien agrega que todas esas piezas se someterán a un proceso minucioso de conservación y de resguardo fotográfico.

«Para esta investigación nos basamos en el Protocolo Internacional de Minnesota que regula todos los estudios forenses, y considero que este es un caso histórico de la antropología forense cubana.

«Es por ello que tenemos que demostrar científicamente quién fue esta persona, empleando las técnicas más modernas de la identificación forense», recalca Monzón.

El equipo de investigadores, que durante dos días realizaron excavaciones en el sitio, estuvo integrado por Norge Estupiñan Rodríguez, Médico Legista; Ailed Ramírez García, perito criminalista especialista en identidad de personas; el subteniente Miguel Leyva Soria, instructor penal del caso. Igualmente colaboran Leoncio Gómez Castillo, Lucía Córdova Soriano, Jorge Manuel Alberti Rodríguez, Carlos Joan García Chávez e Isis González.

Al cabo de varios días del hallazgo, el equipo de trabajo advierte la gran tarea que se avecina, pero sin escatimar tiempo ni esfuerzos. Monzón asevera que, además, han contactado con la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y revisan bibliografía sobre los sucesos de Girón.

Restos, Playa G.jpg

Restos, Playa G 2.jpg

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s