Hormigón del nuevo Varadero

POR VENTURA DE JESÚS (PERIÓDICO GRANMA)

La planta ubicada en la localidad de Siguapa tiene capacidad para producir 45 metros cúbicos de hormigón por hora.

La planta ubicada en la localidad de Siguapa tiene capacidad para producir 45 metros cúbicos de hormigón por hora.

Los clientes por lo general reconocen la majestuosidad de las instalaciones, aunque muchos no entienden a ciencia cierta cómo se construyen los modernos hoteles que en los últimos años integran la planta habitacional del balneario de Varadero.

Quizá no todos conozcan que las estructuras de esas edificaciones, desde los cimientos hasta la cubierta, están constituidas en un porciento altísimo de hormigón hidráulico, uno de los materiales de construcción por excelencia.

Por ser más resistente y barato ha ido relegando al bloque de concreto a un lugar secundario, y de un tiempo a la fecha devino el componente insignia en la construcción, según la opinión de algunos entendidos.

Un elemento que, además, facilita el avance de las obras y disminuye el impacto al medioambiente, atributos de vital importancia para los inversionistas, explica el ingeniero Osmani Naranjo Barrera, director de la unidad empresarial de base (UEB) Servicios de Hormigón.

LA CALIDAD ES LA CLAVE

Si cada vez los cálculos son más optimistas en la terminación de las obras en Varadero, se debe en buena medida al desempeño de ese pequeño colectivo laboral, Vanguardia Nacional en 2018 y con un relevante peso en el crecimiento habitacional y extrahotelero en el conocido balneario, principal destino cubano de sol y playa.

De acuerdo con la información de Naranjo Barrera, la UEB, perteneciente a la Empresa de Construcción y Montaje de Obras del Turismo Constructora Hicacos, produce como promedio alrededor de 4 000 metros cúbicos de hormigón mensualmente.

El mayor compromiso es tributar a las construcciones que se levantan en el polo turístico, aunque también contribuye al impulso de obras sociales en los municipios de Cárdenas y Matanzas.

Instalaciones de altos estándares como los hoteles Internacional de Varadero, Sirenas Coral, Paradisus y El Oasis, exigen un esfuerzo extra de quienes garantizan el necesario material, precisa Jorge Alberto Rodríguez, jefe de operaciones.

Una de las dos plantas que conforman la UEB está ubicada en la localidad de Siguapa, en las inmediaciones de Varadero, donde se producen 45 m3 por hora.

«Se trata de la maquinaria ubicada con anterioridad en las inmediaciones del hotel Sol Palmeras, con régimen de hormigón dosificado, ahora reubicada más próxima a las obras y con el beneficio adicional de una mezcladora», aclara Rodríguez.

Explica que la misma es de gran provecho, pues logra procesos más dinámicos y contribuye a la mejora ambiental, además de la homogeneidad del hormigón para producir un componente de gran resistencia y durabilidad.

«Aquí se garantiza la cantidad exacta de cada componente (cemento, agua, arena –o granito–, gravilla y aditivos), y por tanto está asegurada la consistencia del producto. De igual manera, permite una mayor limpieza en la zona donde está enclavada».

Reconoce el especialista que aunque en el mundo de las construcciones hoy se utilizan tecnologías más modernas, Servicios Hormigón de Varadero se caracteriza por el interés permanente de entregar un producto de calidad.

A su juicio, continuar modernizando la industria de la construcción es a todas luces muy necesario para acelerar los procesos constructivos que necesita el país, sobre todo en el ámbito del turismo.

Por lo pronto, adelantó, se pondrá en marcha un nuevo reciclador que ayudará a un mejor aprovechamiento de la materia prima y a proteger el

medioambiente, entre otros beneficios.

Nunca hemos sido objeto de señalamientos negativos, comenta Leonardo Pupo, técnico que trabaja en el área donde entregan muestras diarias para medir su eficacia. Ofrecer al cliente un producto de mejor calidad, eficacia y consistencia, es uno de los objetivos fundamentales del centro, aseguró por su parte Maribel Montero, operadora de la planta.

«Todos sabemos que estas son obras estratégicas para el crecimiento del turismo y el bienestar del país, y no podemos fallar», dice, mientras controla el embarque de uno de los camiones hormigoneros.

Precisa que desde su local y con el auxilio de un programa computarizado garantizan el llenado de los trompos, y se comprueba la debida resistencia y dosificación del producto.

DESAFÍO PERMANENTE

En el patio de la planta tienen cabida de manera conveniente los elementos que, junto al cemento depositado en los silos, conformarán finalmente la mezcla requerida para producir el hormigón.

Uno de los operadores, Pedro Alberto García, pondera la labor de los miembros de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR) para mantener en funcionamiento el parque de equipos con los que trabajan, dígase trompos, camiones y cargadores.

De ese grupo sobresale el viejo constructor Manuel José Pérez Guardado. El también destacado pailero y soldador le ha ahorrado a la ueb unos

120 000 pesos y con sus inventivas asegura un alto porcentaje de disponibilidad técnica en las plantas.

Para Osmani Naranjo Barrera, director de la ueb, dar respuesta al plan de hormigón demandado por la construcción de obras tan exigentes supone un desafío diario, que solo es posible asumir con un colectivo empeñado en ser cada vez más eficiente.

En el amplio programa inversionista laboran unos 6 000 constructores en representación de distintas fuerzas, para asegurar la entrega de nuevas y remodeladas habitaciones cada año. Son detalles que a veces pasan inadvertidos a los ojos de quienes deciden vacacionar, al menos por un par de días, en una de las bellas instalaciones de Varadero.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s