Mi amigo de Facebook

POR: DANIEL SANTIESTEBAN

Magdiel Pérez Labrada, locutor de Radio Rebelde. Cuba

– Un saludo desde tu tierra…

Así iniciaba la respuesta no esperada ante una entrevista  que aún no ha concluido. Aunque recuerdo perfectamente cada palabra, me tomó tiempo recuperar en el chat  de Facebook ese mensaje que me sorprendió el 17 de julio del 2012.

Desde entonces y sin vínculo ninguno con el periodismo una ráfaga de preguntas se disparó sobre aquel  locutor, paradigma para muchos jóvenes aficionados del arte de la palabra.

Una profunda y real amistad brotó y me une todavía a Magdiel Pérez Labrada después de la solicitud de amistad en una red social. La comunicación humana fue más fuerte que la distancia entre el Táchira, Venezuela y La Habana, Cuba. Horas de escritura fueron consumidas frente a la PC a la par de lecturas atropelladas por la voracidad de quien anhela sacarle las palabras a alguien.

Luego  de casi dos años de lealtad comunicativa llegó el esperado momento del encuentro real, sin que mediara el teclado y el monitor de la computadora. No es común conocerse el espíritu a través de internet y dejar de último la gran satisfacción de estrechar la mano de quien ya conoces.

Han transcurrido varios años y ocasionalmente son tan largos los abrazos de reencuentro como el tiempo en que ni siquiera cruzamos una palabra. Pero de todos modos existimos, en lugares diferentes y quizás eso baste para dos amigos.

Ahora soy periodista, o lo intento. Decidí entrevistarlo, pero de la misma manera en que empezó todo: a través de Facebook. Gracias a las tecnologías acudí nuevamente al ocupado locutor desde la conexión por los datos móviles mientras rodaba por la vía blanca a bordo de un transporte público. Aceptó, casi como un regalo por nuestra amistad, pues cuando se entrevista debe percibirse la sinceridad en los ojos del uno y del otro.

– ¿Por qué elegiste ser locutor?

– Mis abuelos escuchaban mucha radio… y a mí me encantaba ir al campo a su casa, esa fue quizás la primera influencia… la segunda supongo fue el hecho de la gran calidad q se escuchaba en esa época, un círculo de interés de periodismo fue el primer paso, y entrar a los estudios de Radio Victoria el golpe decisivo. Nunca tuve miedo de ir a un micrófono ya fuera para hacer un acto, para dar un discurso como dirigente estudiantil o para exponer un trabajo de clases… esos fueron motores de empuje.

– ¿Que significa la Habana en tu carrera?

– La Habana fue para mí en un inicio extremadamente grande e inaccesible en los medios. Pero a la vez la veía como la gran oportunidad que no tuve en Las Tunas, porque aquí había más emisoras.

– ¿Cómo hacer locución desde la cubanía y empleando el doble sentido sin perder el respeto al medio?

– El respeto a los micrófonos y a quienes nos escuchan, también se aprende, se educa… y ser natural, uno mismo, oír mucho como habla la gente, los temas, las jergas, hasta las muletillas de la calle, ayudan y sirven para parecer y ser cercano. Lo del doble sentido no es a propósito, ojalá supiera usarlo…

– ¿Por qué intentas influir en el estado de ánimo de las personas que te escuchan?

– Porque 4 horas de noticias a pulso, de radio lejana, distante y fría es mucho más un problema que una ayuda, y porque disfrutar lo que hago, me ayuda a hacerlo así… esa no fue una receta ideada desde los inicios en Haciendo Radio… eso fue saliendo espontáneamente después, al ver q a la gente le gustaba, y me lo reconocían… y porque ahora opino que cada sol es luz nueva, oportunidad de reiniciar, de hacerlo todo mejor que el día antes…

 – ¿Cómo manejas la popularidad y la vida privada?

– Lo de la popularidad y la vida privada al menos ahora no es problema, no me preocupa mucho eso, la vida privada tiene que ser respetada y cuidada sea quien seas y la popularidad es efímera, engañosa, intrascendente… en cuanto no estás se olvidan de ti… a no ser que sepas conservar amigos de verdad y cariños sinceros más allá de la condición.

 – ¿Que significa la familia?

– La familia todo el mundo lo dice y es cierto: es clave, decisiva, importante…. la estabilidad de la familia, la paz, el cariño, la humildad de tu familia, influye necesariamente en el locutor… si ellos te siguen, te admiran, te quieren, te miman y te apoyan, entonces el locutor será mejor.

– ¿Qué esperas de la vida?

– Y de la vida, espero vivirla, ser feliz, sin daños a terceros, y que las ambiciones jamás opriman y que los corazones de otros sigan latiendo con buen ritmo gracias al trabajo por el que me pagan.

 

Para los que sintonizan temprano en la mañana a Radio Rebelde reconocen entre tantas, la voz de Magdiel Pérez Labrada. Más allá de la noticia el locutor regala a los oyentes la jovialidad de sí mismo; alegra y motiva a enfrentarse al día con más energías.

Aún no ha concluido la entrevista. Siempre aparece algo nuevo por preguntar y el chat de Facebook continuará como la vía más íntima para que los amigos se cuenten esas ocurrencias que no pueden decirse por la radio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s