Israel de León y el reino de los bonsáis (+Fotos)

POR ARNALDO MIRABAL HERNÁNDEZ (TV YUMURI)

us 1.jpg

Para el artesano Israel De León Sosa la azotea de su casa es la finca que siempre añoró, allí puede alimentar esa pasión por la naturaleza que le motivó a cultivar plantas desde muy pequeño, aunque la falta de espacio le privaba de encauzar su pasión. Cierta vez, observando un documental sobre los bonsáis, entendió que ese era el camino, trabajaría así con su primer árbol.

Desde entonces ha cultivado cientos. Con el tiempo fue adquiriendo maestría hasta dominar un oficio que exalta la auténtica belleza de la naturaleza.

“El mundo de los bonsáis me atrapó hace más de 30 años. Me gustaban mucho, pero fue también por un problema de espacio, ya que para tener tantas variedades de plantas la opción más factible eran los bonsáis. Así nació una relación que se fundió para siempre”, comentó el artista.

Cultivar un bonsái requiere destreza con las manos, lo que le ha permitido a Israel adentrarse en ese maravilloso arte milenario con éxito, dado su oficio de artesano.

“Cuando encuentras la planta sabes el potencial que tiene. En ese momento sabes cuándo comienzas, pero no cuando terminas. Con un bonsái nunca se finaliza, es una lucha contra la naturaleza, pero dócil. Es como un ser querido, y deshacerte de ellos resulta desgarrador”.

Como el arte de la paciencia lo define, donde prima una estrecha relación que nace en el instante que encuentra una postura y la extrae del monte. Luego transcurrirán décadas, donde el artesano irá podando y modelando el árbol a su antojo, pero sin violar cada requerimiento que la planta exige.

Israel disfruta observar sus ficos, sus coníferas, sus adenios, esos a los que riega y poda cada día, hasta convertirlos en verdaderas obras de arte.

Asegura que se trata de una labor para toda la vida, les toma tanto cariño a muchos que decide conservarlos en su “finca de los altos”, donde le embarga la satisfacción cada vez que mira su bosque en miniatura.

us 2.jpg

La belleza signa cada espacio de la casa de Israel de León.

us 3.jpg

Trabajar con los bonsáis le ha llevado al artesano más de 30 años, y asegura que es una labor para toda la vida.

us 4.jpg

Los bonsáis de Israel rebozan buena salud, lo que denota el cuidado diario.

 

IMG_20191024_092211-768x576.jpg

Todos los días del año Israel riega sus bosques en miniatura.

us 6.jpg

us 7.jpg

Se siente el artesano una especie de Gulliver, con su cientos de árboles pequeños.

us8.jpg

Cuando un bonsái florece, la existencia de Israel se ilumina.

us 9.jpg

El artesano vela por cada detalle de sus plantas.

us10.jpg

Nada disfruta más el artista que caminar por su terraza, para él, su finca verde.

us 11.jpg

Aunque Israel de León comercializa sus plantas, en su casa permanecen un centenar de los que no puede desprenderse.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s