Teresita Fernández, la que enseñó a poner amor

POR YENLI LEMUS DOMÍNGUEZ

Teresita Fernández

A las cosas que son feas ponles un poco de amor y verás que la tristeza va cambiando de color.
(Fragmento de Lo Feo, Teresita Fernández)

Sí es posible que la tristeza cambie de color, Teresita Fernández predicó ese mensaje con guitarra activa y no existe cubano sin conocer sus composiciones bellas, útiles para toda edad, que retan a la ausencia física de La Cantora Mayor desde el 11 de noviembre del año 2013.

Múltiple es la presencia de la autora de Mi gatico Vinagrito,  que no solo aflora cuando suenan las cuerdas o las gargantas, también en los libros, en los retablos, en la vida, y ocurre porque supo y disfrutó dar.

“Yo siempre he cantado, canto en mi casa, canto en la calle, canto en las plazas. Entrego la canción como se entrega el pan; el pan para comer y la canción para el alma.” Son palabras de la artista recogidas en ¡Cuba va! Dialogando con músicos cubanos, volumen de Juan Miguel Morales publicado por la editorial Milenio.

Quien dijo que hacía de todo menos venderse y cobrar muy caras sus actividades, trasciende como paradigma de la canción infantil latinoamericana, autora de una humanista composición que, según explicó, se llama Lo Feo porque “…a veces en las cosas aparentemente feas se destaca más la belleza (…), lo que hay que tener es ojos para ver”.

Tiene la obra de Teresita mucha vinculación con la esencia de Ediciones Vigía, editorial que en su empeño de crear libros manufacturados transforma los llamados materiales pobres en obras de arte, afirmó Agustina Ponce, directora de la institución que en abril venidero cumplirá 35 años de fundada en la ciudad de Matanzas.

Desde sus inicios «Vigía» empleó la canción Lo Feo como un himno, porque en el taller ubicado en Magdalena número uno, lo que otros creen que ya no es útil renace más bello, explicó Agustina.

En su archivo una pieza de singular simbolismo constituye la diseñada por Marialva Ríos con el texto que comienza En una palangana vieja sembré violetas para ti…; plaquette donde lienzos, tejidos, cartulinas y pinturas acrílicas se combinan para homenajear a la cantautora, cuyas composiciones constituyen clásicos de la música para niños y jóvenes.

El repertorio de Teresita es crónica, enseñanza constante e inspiración, lo demuestra también Todo está cantando en la vida (Un recital de afectos para Teresita Fernández), el más reciente estreno de Teatro de Las Estaciones, agrupación de vanguardia en los retablos cubanos.

En la página de Facebook del colectivo dramatúrgico, que festeja 25 años de existencia en este 2019, se explica que Todo está cantando en la vida…, con puesta en escena de Rubén Darío Salazar, diseño de Zenén Calero, arreglos musicales por Elvira Santiago, y coreografía de Yadiel Durán, es un regalo para la familia, para compartir con La Cantora Mayor.

Justas serán todas las ofrendas a Teresita, porque supo sembrar, en y para los demás, canciones mágicas que convierten a quienes las practican en mejores seres humanos, así lo comprenden muchos cubanos, entre ellos el dramaturgo Rubén Darío.

La Fernández es un hada silvestre con el don de la ubicuidad; defensora de lo humilde, amante de lo sencillo y natural; el 11 de noviembre miremos una mata de violetas, un gato callejero, una nube que se echa a llorar y ahí la tendremos, poniéndole amor a las cosas feas, para siempre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s