Alegría de Pío: La convicción de triunfar

En la mañana del 5 de diciembre de 1956, los 82 expedicionarios del Granma acamparon a la orilla de un cañaveral, en un lugar conocido como Alegría de Pío, preparándose para descansar del extenuante recorrido desde los mangles cenagosos de playa Las Coloradas, y esperar la noche.

Leer Artículo →

Desembarco del Granma: reinicio de la lucha revolucionaria

El dos de diciembre de 1956, en las primeras horas del día, el yate Granma quedaba embarrancado en los mangles de un paraje denominado Las Coloradas, en la costa sur de la antigua provincia de Oriente, mientras sus 82 tripulantes encabezados por Fidel Castro Ruz, se aprestaban a ganar tierra firme entre el fango y una intrincada red de raíces de los árboles.

Leer Artículo →

Recuerdan en Matanzas paso de la Caravana con las honras fúnebres de Fidel

En la Escuela de Iniciación Deportiva (Eide) Luis Augusto Turcios Lima, canciones de Silvio, Pablo y otros cantoautores cubanos amenizaron la espera por el inicio de la peregrinación en homenaje al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz al cumplirse tres años de la entrada a Matanzas de la Caravana con las honras fúnebres que trasladaban las cenizas hasta el cementerio de Santiago de Cuba, el 30 de noviembre de 2016.

Leer Artículo →

El levantamiento del 30 de Noviembre en la visión del Che

Mientras en la ciudad de Santiago de Cuba se vivía la osadía de sus jóvenes en combate y la población prestaba apoyo a los protagonistas del levantamiento armado del 30 de noviembre de 1956, aún el yate Granma se hallaba algo distante de la costa sur de Oriente, debido a la sobrecarga de hombres e implementos, además del mal tiempo que frustró su llegada en la fecha prevista.

Leer Artículo →

Más que llorar una muerte, celebrar una vida (+ Fotos)

Este lunes hubo un nombre que se escuchó bien alto, Fidel, y se multiplicó en decenas de voces, como si rebotara en las laderas del Valle del Yumurí y el eco se repitiera de macizo montañoso a macizo montañoso hasta llegar a la Sierra Maestra, pero siempre con la misma tonalidad, la misma fuerza; porque los matanceros no lloraron una muerte, sino celebraron una vida.

Leer Artículo →